Sunday, January 28, 2018

¿Habrá paz?


De acuerdo con llamada Global 100, encuesta realizada por la ADL (Liga Anti Difamatoria) entre el 2013 y el 2014, en homenaje al centenario de su fundación, se supo que el 26% de las personas encuestadas, albergan actitudes judeofobicas.  Esto representa un estimado de 1,090,000,000 de adultos en todo el mundo.  Esto marca un paralelo obvio entre el anti israelismo y el antisemitismo cuando se compara con la encuesta realizada por la BBC de Londres en 22 países que mostró que Israel fue nominada como la cuarta nación más repulsiva del mundo, detrás solo de Irán, Pakistán y Corea del Norte. Increíble y realmente incomprensible para mí, después de todos los aportes que los judíos, en general, e Israel, en particular, han proporcionado al mundo.
Nadie quiere más la paz que el pueblo y el gobierno israelíes; pero también desean disfrutar del derecho a vivir en su país ancestral que es el único que tienen.  Hay muchos países árabes (casi todos inventados después de la derrota del Imperio Otomano) como también hay muchos países cristianos. ¿Por qué los judíos no pueden tener un país y vivir en paz en él?
La propuesta de Trump sobre Jerusalén ha alborotado el avispero, nuevamente, con respecto al posible acuerdo de paz israelí-Palestino. La historia demuestra que terceros no han logrado que se llegue a un acuerdo, mientras que los dirigentes palestinos y sus secuaces se han enriquecido y se enriquecen a costa de los buenos samaritanos que les sostienen y de los malvados que les financian a cambio de asesinar israelíes.
Golda Meir lo dijo hace mucho tiempo:” La paz vendrá cuando los árabes amen a sus hijos más de lo que nos odian.”  Creo que mientras la jerarquía palestina reciba la inmensa cantidad de fondos que reciben, su pueblo, que en esencia también anhela la paz, seguirá sufriendo.
Los palestinos que trabajan en Israel o para israelíes en Judea y Samaria, ganan el doble y a veces el triple de lo que ganan trabajando para sus compatriotas.  Por ello, su número se incrementa en un 10% anualmente. Señala el Banco de Israel que los salarios en Israel son considerablemente más altos.  Los palestinos con permisos de trabajo israelíes ganan un promedio de 186 shekels ($ 47) por día, en comparación con 87 shekels ($21) de empleadores palestinos. La otra gran fuente de ingresos es el martirologio.
Una gran parte de los impuestos que le descuentan a los trabajadores palestinos son transferidos a la Autoridad Palestina. Unos 400,000 palestinos permanecen desempleados en Judea y Samaria. Gracias al acceso a las universidades israelíes y otras en el mundo, cada año se gradúan unos cincuenta mil palestinos; pero el mercado de trabajo bajo la Autoridad Palestina sólo puede absorber el 10% de ellos. El resto, no tiene oportunidades de trabajo fácilmente disponibles. De ahí la tendencia de los palestinos a trabajar en Israel y los asentamientos.
Si esto algo demuestra es que israelíes y palestinos pueden vivir en paz cuando ambos reconocen la inevitabilidad de su coexistencia. Los mejores acuerdos son los de los cuales ambas partes salen insatisfechas parcialmente, pero convencidas que el acuerdo es una mucho mejor opción que mantener el conflicto.
Por supuesto para que el pacto sea duradero ambas partes tienen la obligación de entenderlo y protegerlo. Luego del Summit de Camp David en el 2000, Yasser Arafat pronunció un discurso en Johannesburgo donde dijo:
"Este acuerdo, no lo estoy considerando más que el acuerdo que se firmó entre nuestro profeta Mahoma y Quraish, y recuerden que el califa Omar había rechazado este acuerdo y lo consideró" Sulha Dania "[una tregua despreciable]. Pero Muhammad lo aceptó como ahora aceptamos este acuerdo de paz “. Cabe señalar que Arafat comparó los Acuerdos de Oslo con el tratado de paz Hudaybiyyah, que fue una tregua de 10 años acordada entre el Profeta Muhammad y la Tribu Quraish de la Meca del Islam. Sin embargo, dos años más tarde, Muhammad atacó y conquistó La Meca. A pesar de que la historia ha demostrado que ningún acuerdo ha sido respetado por la Autoridad Palestina y sus secuaces y que aún hoy no entienden que están poniendo en juego la misma existencia de un futuro estado palestino, insisten en su sueño de la desaparición de Israel.
Ojalá, por el bien de todos, Abbas se aconseje e inicie las conversaciones bilaterales sin precondiciones y que se llegue a un acuerdo en vías de la existencia de dos estados vecinos, en paz e interdependientes. Ya es hora que acepten que Israel esta para quedarse, y puede hacerlo. ¿A Ud. no le parece? A mí sí.
https://ihl-databases.icrc.org/ihl/385ec082b509e76c41256739003e636d/6756482d86146898c125641e004aa3  c5
https://israelipalestinian.procon.org/view.answers.php?questionID=000428

rjbehar1050@hotmail.com   http://rolandbehar.blogspot.com/

Wednesday, January 24, 2018

Por mis hermanos menores


Se estima que más cristianos han sido martirizados en el siglo XX que en los 1900 años anteriores. Hay más de 26 millones de casos documentados de martirio.
Los seguidores de la Iglesia maronita pertenecen al rito sirio occidental. La Iglesia siria maronita de Antioquía remonta su fundación a Marón, un monje sirio de principios del siglo III venerado como un santo.
Según una investigación realizada por Pew en el 2010, el 65% de los cristianos en Iraq, Israel, Jordania, Líbano, Siria y Palestina son ortodoxos. El cristianismo ortodoxo comparte muchas creencias con el catolicismo romano y el protestantismo.  Tiene tradiciones espirituales antiguas y ricas. La Iglesia Ortodoxa Copta que es el grupo cristiano más grande en el Medio Oriente, está concentrado en Egipto. Fue fundada por San Marcos durante la época de Nerón y de ahí se extendió a Alejandría donde se arraigó. Los cristianos ortodoxos griegos y sirios también están presentes en el Medio Oriente.
Más de 200 millones de cristianos en más de 60 naciones enfrentan persecución cada día.  Más de la mitad de ellos son niños.  Se calcula que entre 150,000 y 165,000 cristianos son martirizados cada año
En general, la proporción de cristianos en el Medio Oriente ha disminuido del 14% de la población en 1910 al 4% en la actualidad. Líderes y expertos de la iglesia han comenzado a preguntarse si el cristianismo desaparecerá del Medio Oriente, su cuna, después de 2,000 años. La población cristiana de Jordania ha disminuido desde alrededor del 5% en 1970 hasta el 3% en la actualidad. Las iglesias principales son católicas de rito oriental, occidental y griego ortodoxo. Por ello, existe un éxodo constante hacia occidente donde se sienten más seguros.  Huyen de la persecución que sufren.
Los cristianos y judíos del Medio Oriente siempre tuvieron relaciones cordiales.  En Cuba, por ejemplo, sus clubes sociales eran contiguos.  Compartían escalera de entrada y equipo de béisbol. Lamentablemente, ya no es así.
Este fue el caso de cientos de miles de cristianos maronitas y judíos del Medio Oriente que tuvieron que escapar a Latinoamérica desde mediados del siglo diecinueve, de lo que entonces era el imperio otomano.  Viajaban con pasaporte turco y, por esta razón, sin importar si eran sirios, iraquíes, libaneses o procedentes de la Siria Meridional (Israel), fueran judíos o cristianos, a todos les llamaban “turcos”.  Quizás eso también les unía pese a las diferencias religiosas.
Como les decía, cristianos y judíos huyeron juntos del mal hábito establecido por sus compatriotas de cobrarles impuestos (Jizya), robarles, violarles y asesinarles por el sólo hecho de ser “dhimmis” (infieles que viven bajo el islam). Este término peyorativo es destinado a seres inferiores. Las opciones eran y aún son obvias: someterse o escapar.
Es una pena que esa solidaridad entre judíos y cristianos procedentes del Medio Oriente ya no se practica tanto, ni siquiera en Israel donde son respetados con los mismos derechos que cualquier otro ciudadano israelí.  ¡Ni hablar de Latinoamérica!  Inexplicablemente, un grupo demasiado numeroso malinterpreta y adopta la “Causa Palestina” para convertirse en acérrimo enemigo de los judíos y de Israel.
Ejemplo triste es el de la próspera e influyente colonia palestina de Chile. Aproximadamente entre 450,000 y 500,000 personas (99 % cristianos) constituyen la población más grande de cristianos palestinos en el planeta, muchos más que en Judea y Samaria (la mal llamada Cisjordania) en una proporción de 3 a 1.
Llegaron huyendo del horror al que le sometían sus vecinos musulmanes y constituyen aproximadamente la mitad de los cristianos palestinos del mundo. Chile es el centro mundial del cristianismo palestino, ferozmente antisemita y antisraelí. ¡Qué pena!
Me resulta incomprensible esta actitud de los cristianos del Medio Oriente porque, al final, el conflicto se basa en que los árabes musulmanes insisten en que Israel es Dar al-Harb, lo que literalmente significa "territorio en guerra" por no estar ya bajo el control del Islam como lo estuvo hasta la caída del Imperio Otomano.  Por esta razón consideran a los judíos israelitas unos intrusos que deben ser asesinados o expulsados de su tierra, a sangre y fuego: ¡from the river to the sea! ¡Qué casualidad!, ¡lo mismo que les hacen a los cristianos! … sin esperar paz y armonía sino hasta que lo logren.
La campaña propagandística montada por la Autoridad Palestina y sus poderosos aliados de la prensa izquierdista mundial (particularmente la europea) se han encargado -- con éxito – cual fieles discípulos de Joseph Goebbels – de repetir mentiras constantemente por demasiado tiempo, hasta el punto de que se confundan como verdades para quienes se supone sean los aliados naturales de Israel y de los judíos.

Creo que están engañados y aliándose a quienes de siempre les han odiado ¿A Ud. no le parece? A mí, sí. 

A merced de lo peor


Los miembros originales de las Naciones Unidas fueron: Francia, la República de China, la Unión Soviética, el Reino Unido, los Estados Unidos, Argentina, Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Bielorrusia, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Checoslovaquia, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, Egipto, El Salvador, Etiopía, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, India, Irán, Iraq, Líbano, Liberia, Luxemburgo, México, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Panamá, Paraguay, Perú, Filipinas, Polonia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Siria, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela y Yugoslavia.  Eran, apenas, 59 miembros, donde interactuaban 30 democracias aceptables con monarquías y terribles dictaduras.  Unidos, con raro equilibrio, lograron que el mundo se recuperara, renaciera y avanzara luego de la segunda guerra mundial.
En las Naciones Unidas ya no hay equilibrio.  Ganaron los malos y los corruptos, los violadores de todos los derechos, los abusadores y asesinos de sus propios pueblos, lo peor. El presupuesto del 2016-2017 fue de 5.59 billones de dólares.  La ONU ahora está integrada por 192 países miembros más dos observadores: nada más y nada menos que el Vaticano y la Autoridad Palestina ¡Cuán disimiles! Y ¡qué curioso! No conozco lo parámetros que utilizaron, pero de acuerdo con Freedom House, sólo 86 de estos miembros pueden ser considerados democracias.
La mayoría de los miembros se agrupan en grupos formados por afinidad o intereses comunes, estos grupos son:
Grupos Regionales: Grupo Asiático con 54 miembros, donde China, Irán, y Arabia Saudita ejercen una vital influencia y las votaciones de sus miembros suelen estar en línea con la política de estos.
El Grupo Africano también con 54 miembros, encabezados fundamentalmente por Sur África, Angola y Egipto.
Grupo de América Latina y el Caribe (GRULAC) con 33 miembros bajo gran influencia de Cuba y Venezuela.
Grupo de Europa Occidental y Otros (WEOG) con 29 miembros.  Este es el único que acoge a Israel en ciertas instancias, ya que su grupo natural, el asiático, no le da acceso. A este grupo, aunque no de modo oficial, pertenece Estados Unidos e influye, de alguna manera, junto a Alemania, Francia e Inglaterra.
En el grupo de la Unión Europea (UE) los 28 miembros son rehenes de su dependencia del petróleo árabe y su constantemente creciente población musulmana.  Ahí es donde se destacan Alemania, Francia y, cada vez menos, Inglaterra.
Hasta ahí, las coincidencias de los intereses entre los países de una misma región tienen bastante sentido.  Donde se complica mucho más la ecuación es cuando estas agrupaciones tienen como principal y casi único objetivo el no sólo influir en los resultados, sino controlar las votaciones. Así es el caso del Movimiento de Países No Alineados, con 119 miembros (61% de los miembros de la ONU) o la Organización de la Cooperación Islámica (OCI) con 56 miembros que, junto a la Liga de los Estados Árabes con 21 miembros, hace inevitable que, constantemente, se pasen resoluciones en contra de los intereses israelíes y hace absolutamente imposible que pase ninguna resolución que beneficie a Israel, independientemente de que sea lo justo y lo humano. Para las Naciones Unidas, Israel se percibe como siempre se hizo al judío en Europa, ajeno y despojado de humanidad, culpable de todos los males y por lo tanto condenable a priori.
Esta última votación contra Israel, pasó -como era de esperarse- con una aplastante mayoría, hubo 37 abstenciones, marcando una diferencia notable en comparación con los tiempos de Barak Hussein.  Los abstinentes fueron: Antigua-Barbuda, Argentina, Australia, Bahamas, Benín, Bután, Bosnia-Herzegovina, Cameron, Canadá, Colombia, Croacia, República Checa, Republica Dominicana, Guinea Ecuatorial, Fiji, Haití, Hungría, Jamaica, Kiribati, Latvia, Lesoto, Malawi, México, Panamá, Paraguay, Filipinas, Polonia, Rumania, Ruanda, Islas Salomón, South Sudan, Trinidad-Tobago, Tuvalu, Uganda y Vanuatu. Como casi era de esperarse, junto a los Estados Unidos votó una ínfima minoría. Como es siempre usual, estos fueron: Guatemala, Honduras, Israel, Islas Marshall, Micronesia, Nauru, Palau, Togo, y los Estados Unidos. Hasta el 13 de diciembre del 2017, 144 Estados Miembros han pagado sus cuotas del presupuesto ordinario en su totalidad.  El resto, los otros 49, no lo han hecho, pero aun así no pierden el derecho al voto.
El presupuesto propuesto por la ONU par el 2018 es de 5,400 millones de dólares de los cuales le corresponde (¿a santo de qué?) a los Estados Unidos el 22% de esa cifra.  O sea 1,180 millones por parte de Estados Unidos.  A China, con una población cuatro veces superior y con el mismo derecho al veto, le tocan 7.91% o sea 427.14 millones.  A Rusia le toca cubrir el 3.88%, lo cual representa una cantidad de 209.52 millones.  En otras palabras: los norteamericanos subsidiamos a la ONU con el doble de lo que aportan nuestros más peligrosos adversarios con los mismos derechos y muchísimos menos escrúpulos.

Si no tuviera consecuencias tan trágicas, parecería un chiste de mal gusto. ¿A Ud. no le parece? A mí, sí.

Por Jerusalén


En torno a la declaración de reconocimiento de Jerusalén como la capital del Estado de Israel se han desencadenado toda suerte de comentarios a favor y en contra, protestas callejeras, ataques terroristas, envío de misiles y todo un pandemónium.
Las raíces del problema podrían definirse en dos criterios fundamentales sostenidos uno por los musulmanes y otro por estos y los antisemitas en general:
1.       Al haber sido conquistada por el islam la tierra de Israel en algún momento, de acuerdo con el Quaran no puede dejar de serlo jamás, como tampoco un musulmán puede convertirse a otra religión sin enfrentar la pena de muerte.
2.       Por los tanto, los israelíes no tienen ningún derecho ni conexión a esa tierra por ser los descendientes de judíos europeos que regresaron después de 2000 años a imponerse sobre los legítimos pobladores.
El hecho es que los judíos, pese al empeño que una buena parte de la humanidad ha puesto en desaparecerles, se han negado a hacerlo, y no olvidan su tierra ancestral, historia, tradiciones y religión.
Para quienes lo desconozcan: Jerusalén fue fundado por David, Rey de Israel, hace más de 3000 años.  El primer templo fue construido por el rey Salomón -su hijo-, en el monte donde Abraham ofreció a D-os su hijo Isaac.  El Templo fue destruido por los Babilonios y reconstruido por Herodes para volver a ser destruido por los Romanos, sobre sus ruinas erigieron Al Aqsa. 
Jerusalén aparece mencionado en la Torah 669 veces y ni una en el Quaran o la Suma. El Quaran hace una alusión a un viaje nocturno de Mahoma “desde el templo sagrado, al templo más remoto” la que, a partir del Siglo XVII interpretan que se refiere a La Meca y a Jerusalén. Punto. Los judíos, durante todo este tiempo en Israel y en la diáspora, jamás renunciaron a su tierra y, mucho menos, a Jerusalén.  Le han rezado tres veces, todos los días, durante 2000 años.
Dato poco conocido es que, durante el periodo de 1949 a 1967, ocurrió una emigración masiva de árabes desarraigados desde los países vecinos hacia la margen occidental del Jordán, prácticamente tierra de nadie, controlada por Jordania, quien le restaba tan escasa importancia como que jamás fue, siquiera, visitada por el rey.  El propósito: mantener fuera del territorio jordano a esa gentuza quienes, como hasta hoy, desprecian.
En Tel Aviv funcionan, actualmente, 89 embajadas incluyendo la del Salvador y Costa Rica que, en el 2006, fueron trasladadas desde Jerusalén tras 24 años de prmanencia.
Desde 1995 el Congreso norteamericano aprobó una resolución reconociendo a Jerusalén como la capital de Israel.  Apenas seis meses atrás, con inmensa mayoría en la votación, reafirmaron ese acuerdo.  Desde Clinton hasta Obama, a pesar de que no firmaron el “waiver”, todos declararon, en varias ocasiones, que Jerusalén es la capital del Estado israelí. En realidad, Trump, al cumplir su promesa de campaña, sólo respondió el mandato del pueblo americano al respecto. ¿Ha visto usted norteamericanos en USA protestando la decisión?
Desde 1987 la Autoridad Palestina y su brazo armado Hamas, no han cesado de incitar, provocar y realizar actos de violencia contra los civiles israelíes en todo el país.  A eso le llaman Intifada; la primera comenzó en el 1987 y la segunda en el 2000, hasta hoy. Todos los meses y, a veces, todas las semanas, nos enteramos de atentados que se realizan contra judíos en Israel y el resto del mundo que jamás provocan el disgusto ni la repugnancia que se expresa cuando otros (no judíos) son atacados.
Quizás suene tremendista o pesimista, mas no irreal, que la “luna de miel” con los judíos ha terminado.  Comenzó luego del horror del holocausto y tuvo su clímax con la fulminante victoria de 1967.  Los judíos vuelven a ser vistos como antes y durante el holocausto.  En el mejor de los casos con indiferencia; pero, en la mayor medida, como siempre, cual chivo expiatorio.  Este es el mejor ejemplo: Los judíos están cometiendo la insolencia de querer que Jerusalén sea su capital, y por ese estúpido capricho, el mundo esta revuelto. Como si no fuera su derecho. ¿Qué quieren, que regresen a los guetos de Europa?
Claro que la guerra que ha costado casi un millón de muertos, y millones de heridos y desplazados en Siria, Iraq y Kurdistán no afecta la tranquilidad mundial.  Tampoco la sostenida ente saudíes y yemenitas, o la situación de inestabilidad y violencia en que vive el Líbano bajo el proxy iraní de Hezbollah, como tampoco la amenaza de Corea del Norte.  ¡No! Que Jerusalén sea la capital del estado de Israel, eso, eso sí que es una hecatombe.

Como dije, estoy preocupado.  Algunos amigos me aconsejan que no lo esté y otros coinciden conmigo aconsejándome que me arme hasta los dientes.  No sé yo, pero… ¿a Ud. qué le parece?

Renacer (Dedicado a quienes nos odian)


Un diminuto pueblo disperso, expulsado de su suelo por 2000 años, siempre soñó que regresaría a su amada Jerusalén, nadie más lo creía o le importaba, pero ocurrió.
El 29 de noviembre de 1947,hace 70 años la Asamblea General de Naciones Unidas discutió el “plan de partición” y adoptó la Resolución 181 con 33 votos a favor , 13 en contra y 10 abstenciones recomendando el establecimiento de dos estados, uno árabe y uno judío en el territorio de la entonces mal llamada Palestina desde la época romana, sobre los territorios de la patria de los judíos en los reinos de Judea y Samaria, donde habitaban desde muchísimo antes de la existencia del cristianismo o del islam.
Los judíos aceptaron la propuesta con júbilo, pero los árabes del territorio del Mandato, instigados y engañados por sus compatriotas lanzaron violentos ataques contra sus vecinos judíos. Algunos, decidieron no hacerlo, esos son los árabes israelíes...
En la madrugada del 15 de mayo de 1948, tras la declaración de Independencia, se desato una guerra iniciada por los ejércitos de, Egipto, Líbano, Siria, Jordania e Irak, y tropas de Arabia Saudita y Sudan. Atacaron desde el Líbano por el norte, el sur desde Egipto y el este desde Jordania, pero antes engañaron a los habitantes árabes, muchos de los cuales huyeron para jamás ser ciudadanos con iguales derechos en ningún lugar del mundo, con la excepción de los que emigraron a América.
La población judía se defendió de esos ataques con un alto costo: El 1% de la población total del país murió. Israel derrotó totalmente a sus enemigos, aunque quedaron bajo el mandato de Jordania el área de Judea y Samaria, más tarde conocida como “La margen Occidental “y la franja de Gaza en manos de Egipto, situación que se mantuvo hasta la guerra de 1967.
Luego de la refundación del estado en 1948 se recrudeció el éxodo judío de los países árabes, ante los asesinatos y ataques de todo tipo contra estas comunidades milenarias. Les arrebataron además de sus ciudadanías, todos sus bienes y en muchísimos casos sus vidas, por el solo hecho de ser judíos.
Otra consecuencia, ignorada por muchos fue, la fuga desesperada de alrededor de 850,000 judíos, principalmente de origen sefardí y Mizraim, de los países árabes y su expulsión, evacuación y migración, proceso que se extendió hasta principios de los 70. La última gran ola migratoria tuvo lugar desde Irán en 1979-80, como consecuencia de la Revolución Islámica. La mayoría de estos judíos del Oriente Medio marcharon a Israel y se integraron totalmente a la sociedad israeli, otros emigraron principalmente a Francia y Canadá.
Lamentablemente hasta hoy la mayoría de los países musulmanes del Medio Oriente, con contadísimas excepciones mantienen una actitud hostil hacia Israel, siguen apoyando y financiando a la Autoridad Palestina, Hamas, Hezbollah y otra veintena de organizaciones terroristas de mayor o menor calado.
Penoso que insistan en esa posición absurda, jamás van a derrotarnos, nuestra historia no miente. A pesar de haber sido atacados un sinnúmero de veces solo en dos oportunidades fuimos expulsados de nuestra tierra por los Babilonios y los Romanos, por cierto ¿dónde están?, cuando nuestros recursos eran infinitamente inferiores que los de nuestros enemigos, hoy, gracias a D-os la situación es completamente diferente, sin aspavientos, pero dudo que haya ningún vecino capaz de destruirnos o sacarnos de nuestra tierra nuevamente sin pagar con su desaparición. Ni Hitler pudo, ¿lo duda?
Cuando yo nací ya existía Israel, desde la distancia de esa bella isla del caribe, Cuba, de  donde provengo, lejos de las serenas colinas que rodean a Jerusalén, mi abuela siendo yo muy chico, me enamoró  de Israel, del milagro de su existencia, del significado que  para los judíos tiene tener un lugar donde siempre seremos tratados como  iguales en todo el sentido de la palabra, desde donde jamás seremos expulsados, ni discriminados, asesinados, vilipendiados, calumniados, robados, desahuciados, despreciados y escupidos , solo por nuestras  creencias religiosas, nuestro origen, por ser parte del pueblo de Israel.
Por eso, aunque al mundo se le pasó celebrar el septenario de este acontecimiento, que fue el punto de partida de la refundación de el estado de Israel como un estado democrático donde caben todos; judíos, cristianos, musulmanes, drusos, gentes, de todos los credos razas y orientación sexual, donde la ley ampara a todos sus ciudadanos por igual. Por que Israel existe yo celebro este día
Solo hay que contabilizar lo que Israel y su pueblo en la diáspora, han aportado a la humanidad desde mayo de 1948 a la fecha. Como nota al dorso el 20% de los premios Nobel. Creo que fue el mejor negocio del mundo para el mundo la refundación del único estado cuya existencia es un acuerdo mundial. ¿A Ud no le parece? A mi si


Un nuevo amanecer en Medio Oriente


Sus límites son: Al norte con Jordania, Iraq y Kuwait; al este con el Golfo Arábigo, con Qatar y con los Emiratos Árabes Unidos; al sur con el Sultanato de Omán y la República del Yemen; al oeste, la costa que se extiende a lo largo del Mar Rojo. Población: 32,691 millones de habitantes.
El surgimiento de la dinastía saudí comenzó en Arabia central en 1744. En ese año, Muhammad ibn Saud, el gobernante tribal de la ciudad de Ad-Dir'iyyah, cerca de Riad, unió fuerzas con el líder religioso Muhammad ibn Abd-al-Wahhab, fundador del movimiento Wahabí.  Esta relación, establecida desde el inicio, ha definido el carácter y funcionamiento del país, así como su influencia en los actuales conflictos entre el fundamentalismo terrorista islámico y occidente (“los infieles”). Ha sido un acuerdo prácticamente tácito y exitoso si se valora la estabilidad en el poder por tantísimos años.
El Wahabismo interpreta y practica el Corán de un modo muy relacionado con la intolerancia y la violencia. La interpretación saudita oficial del islam, Wahabismo, nació en una violenta revuelta no sólo contra el islam Shi’a y las fuertes tradiciones de espiritualidad incrustadas en el islam chiita y sunita, sino, incluso, contra el califa otomano sunita. Arabia Saudita ha utilizado el dinero del petróleo para impulsar su wahabismo por el mundo.
El wahabismo es precursor y, de cierto modo, semilla de la Hermandad Musulmana.  Su relación con occidente y los occidentales es la fuente ideológica del islamismo terrorista.  Sobran ejemplos.  Por sólo nombrar dos: los saudíes fueron los primeros en apoyar a los Muyahidín en Afganistán en su guerra contra los soviéticos.  En esta guerra se inició, Bin Laden; ejemplo número dos es el hecho de que 14 de los 19 suicidas de los ataques del once de septiembre del 2001 que incluyera a las torres gemelas de New York fueran saudíes.
Pero algo está pasando hace algunos años, que queda por debajo del radar de la prensa mundial. Arabia Saudita y la realidad política de su entorno, están cambiando.
Desde hace ya un tiempo, varios monarcas han hecho hincapié en el desarrollo educativo, industrial y comercial del reino, impulsando fuentes de ingreso independientes de la producción petrolera
La costumbre de sucesión en el reino ha sido históricamente entre hermanos del rey en funciones; pero, recientemente, el príncipe Bin Salman fue, a principios de este año, nombrado heredero al trono por su padre, el rey Salman Bin Abdulaziz Al Saud. El heredero es visto por muchos como la cara moderna del reino. El hombre de 32 años es la fuerza impulsora detrás de 'Visión 2030': la política económica y social a largo plazo de Arabia Saudita, diseñada para independizarse del petróleo y que le ha merecido gran popularidad por sus reformas a la ineficaz burocracia estatal del país.
El mes pasado, se anunció que, a las mujeres en Arabia Saudí, finalmente, se les daría el derecho a conducir.  Esta es una medida simbólica que indica cambios en la discriminación institucional contra las mujeres en el país. Mohammed Bin Salman dijo, recientemente: “…voy a hacer que Arabia Saudita regrese a la práctica de un islam moderado como lo fuera hace más de 30 años…”
El príncipe heredero, también anunció planes para construir una nueva mega ciudad en la costa del Mar Rojo que se llamará NEOM y la cual costará más $500 mil millones.  Prometió un estilo de vida no disponible en la actual Arabia Saudita, con reglas diferentes al resto del reino dándole acogida a un moderno estilo de vida dentro del marco de en un ambiente de alta tecnología, producción y desarrollo a imitación, un tanto, del sistema chino de más desarrollo económico y un poquito de libertad.
Según lo anunciado, dicha ciudad ocupará alrededor de 10,000 millas cuadradas en la inmediación de la entrada al Mar Rojo desde el Golfo de Aqaba, punto estratégico para el acceso de Israel al canal de Suez y estará conectada, sin dudas, a Jordán y a Egipto.  Si D-os lo quiere, también podría conectarse con Israel luego de un acuerdo de paz.

Desde la llegada al poder de los Ayatolas en Irán y su consecuente promoción, financiamiento del terrorismo y sus aspiraciones nucleares bélicas, la estabilidad de los gobiernos sunis laicos ha estado en peligro y, tanto los saudíes, como otros de los países sunis del área, temen que su vecino persa se lance sobre ellos (como Ciro el Grande).  La alianza con Israel, tanto comercial, tecnológica como militar, podría, además de protegerles, iniciar una nueva era en las relaciones del Medio Oriente.  En cuanto a los palestinos, ya veremos cómo se acomodan. Los acontecimientos que actualmente se precipitan en Arabia Saudita podrían ser la alborada de un nuevo amanecer en el Medio Oriente. ¿A Ud. no le parece? A mí, sí.

Árbol venenoso


Los israelíes inventan para vivir. Por ello experimentan en todos los campos de la ciencia y conciben todo tipo de instrumentos, métodos de agricultura, tratamientos médicos, medicinas, equipos de comunicación y armamentos. No hay un campo de la vida en que no se desarrollen con éxito, todo lo prueban primero en Israel y con israelíes y luego lo ofrecen al mundo, como antes ofrecieron la Tora.
Lo malo es que los enemigos de Israel (y de Occidente) como Hamas, Fatah, Hezbollah. Frente Popular por la liberación de Palestina y otros tantísimos, también ensayan sus horribles técnicas de muerte y destrucción terrorista islámica con los israelíes primero. El primer avión con pasajeros a bordo, secuestrado por terroristas musulmanes fue El vuelo 426 de El Al el 23 de julio de 1968 por tres miembros del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), desencadenando una ola de secuestros por parte del FPLP y otros grupos terroristas musulmanes. Primero fue contra los israelíes y el mundo ni se inmutó, no era con ellos. El viejo cuento de los canarios en la mina.
Los atentados suicidas se pusieron de moda en los años 90, los yihadistas palestinos (de todas las siglas)) inventaron, probaron e hicieron terrorismo con camiones cada vez más mortíferos. Comenzaron los apuñalamientos, masacres y tiroteos "experimentando" con los israelíes (sus más cercanos occidentales) es decir, atacaron civiles y asesinaron madres, padres, hijos, hijas y abuelos israelíes impunemente. Los palestinos percibieron que esos asesinatos indiscriminados y salvajes de inocentes israelíes, no solo no fueron condenados políticamente ni desencadenaron ningún escándalo significativo en occidente, al contrario, les valió una corriente interminable de apoyo y solidaridad con “su lucha” en efusivos medios de comunicación liberales, una tribuna global, un apoyo político de lado a lado, y el beneficio permanente de cualquier duda moral de la intelectualidad occidental.
No es casualidad que las tácticas de exterminio en masa desarrolladas en Ramallah, probadas en Jerusalén y recompensadas en Noruega, se estén volviendo omnipresentes en Londres, Niza y, ahora, en la ciudad de Nueva York.
Si no entendemos que los asesinatos en masa que hoy perpetran ISIS y Al Qaeda tienen su génesis en Yasser Arafat quien fue recompensado con el Premio Nobel de la Paz luego de preparar y participar en  asesinatos masivos con adulación global (incluyendo, a veces, a judíos socialistas), nos espera la más horrible derrota, no importa lo que hagamos por erradicar el yihadismo. Los métodos que adoptamos cuando el terror golpea al Occidente como: oraciones, respeto a una diversidad obsoleta e inoperante, preocupaciones excesivas a las "reacciones adversas" y con frecuencia a insultos sin fin no está funcionando. Es obvio que ya es hora de buscar soluciones más contundentes.
Asesinar matones de ISIS en Irak y Siria, aunque me parece fascinante, no es suficiente, ahora mismo tenemos el ejemplo de un simple conductor de Uber (como mi vecino) armado de una visa legal se convirtió ¿de repente? en Yihadista. Los bombardeos contra los yihadistas en Kabul y Raqqa poco han hecho para proteger a los que caminan por los puentes de Londres, en los mercados de París, en las explanadas de Cataluña, a los que bailan en Orlando Florida o a los ciclistas en Nueva York.

No sé cuánto ayudaría cerrar las fronteras, pues lamentablemente ya es suficiente la producción de yihadistas locales ya sean inmigrantes de segunda generación o conversos nativos al nihilismo islamista, a los cuales en muchos casos se les conocen, pero las leyes actuales o la corrección política nos atan las manos a todos y al estado que se supone que nos proteja.
La única esperanza por horrible que parezca es como primer paso, que nos asociemos con árabes y musulmanes que por ser en realidad los más afectados por el terrorismo yihadista tengan interés en eliminarlo y emprendan una guerra psicológica concertada contra las rabiosas ideas religiosas que subyacen en la Jihad. No sé si es posible hacerlo, de lo que no cabe lugar a dudas es que la guerra contra las ideas yihadistas debe ser dirigida a arrancar ese árbol envenenado de raíz y no podar selectivamente solo algunas de sus ramas. No puede haber excepciones en la lucha contra las ideas terroristas islámicas: el veneno fétido de Hamas y Hezbollah es el mismo que el de ISIS, Boko Haram y Al Qaeda.
Del mismo modo que “nuestro aliado” Arabia Saudita lleva décadas colaborando y financiando las madrassas y a través de ellas la locura yihadista, eso también puede hacerse con una versión del islam que sea hostil al terrorismo y que le denuncie como cobarde, poco viril y pecaminoso. Creo que, quizás utilizando además los medios militares usuales, y alguna llamadita por teléfono a los cabecillas, como la que recibió Yahya Abd-al-Latif Ayyash quizás puede hacer la diferencia. ¿A Ud no le parece? A mí sí.